Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  domingo, 21 de abril de 2019
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineSolaris (Solaris) (2002)
[ caché de Tempus Fungui: 13:29:08 - 20/07/2003 · Leído 1158 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
SOLARIS (SOLARIS) (2002)

Un psicólogo es requerido en la Tierra para viajar a una lejana estación espacial científica en órbita sobre el planeta Solaris a causa de unos extraños sucesos que están afectando de forma terrible a la tripulación. Una vez a bordo descubrirá el secreto del extraño mal y acabará siendo una víctima más. Ahora, su vida y la de los restantes miembros queda en manos de esa fuerza desconocida.

Ficha Técnica

Director
: Steven Soderbergh / Productores: James Cameron, Jon Landau, Rae Sanchini para Lightstorm Ent./Section Eight Ltd./USA Films/20th Century Fox / Guión: Steven Soderbergh, según la novela de Stanislaw Lem / Fotografía: Peter Andrews [Steven Soderbergh] / Música: Cliff Martínez / Montaje: Steven Soderbergh / Efectos especiales: Cinesite/Rythm & Hues / Intérpretes: George Clooney (Kelvin), Natascha McElhone (Rheya), Viola Davis (Gordon), Jeremy Davies (Snow), Ulrich Tukur (Gibarian), John Cho (Mensajero de la DBA), Morgan Rusler (Mensajero de la DBA), Shane Skelton (Hijo de Gibarian), Donna Kimball (Mrs. Gibarian), Michael Ensign, Elpidia Carrillo, Kent Faulcon, Lauren Cohn... / Nacionalidad y año: USA 2002 / Duración y datos técnicos: 99 min. color 2.35:1.

Comentario

Solaris es la nueva versión cinematográfica de la novela de anticipación científica escrita por Stanislaw Lem, y que ya tuvo una primera adaptación para la pantalla grande del director ruso Andrei Tarkovski en 1972, versión considerada de culto por un amplio sector de los amantes a la ciencia-ficción y como una de sus obras maestras. Allí donde el filme de Tarkovski era más fiel al relato original, con un carácter marcadamente filosófico y una duración de casi tres horas, Soderbergh filma una película intimista, guiada por los sentimientos, adaptando la novela de Lem a una historia más del gusto actual y reduciendo el metraje a la mitad de lo que duraba el filme del cineasta ruso.

Sin entrar en comparaciones que acaben favoreciendo a una de las partes, y centrándonos en la actual Solaris, nos encontramos ante un filme sencillo, modesto, de factura artesanal, sin grandes efectos especiales y filmado de forma precisa y ordenada no para lucimiento de su estrella, un George Clooney que además de enseñarnos su anatomía más recóndita demuestra que cada nuevo papel que hace lo acerca más a lo que debería ser un verdadero actor, sino en beneficio del relato que se va desarrollando desde el principio hasta su desenlace final sin estridencias, sin giros argumentales perversos.

El relato se estructura alrededor del personaje encarnado por Clooney, un hombre amargado, desencantado, perseguido por sus propios fantasmas y con un sentimiento de culpa que en cierto modo se asemeja bastante al concepto de pecado cristiano. En la estación espacial que orbita sobre Solaris hallará el modo de recuperar a su ser querido y las ganas de vivir, de volver a una vida anterior más feliz, con su punto de idealización sin duda, y de purgar su culpa. No obstante, muy pronto descubrirá que no hay vuelta atrás, que el pasado no tiene arreglo posible y que la única solución de continuidad descansa en las decisiones tomadas en el presente. El final parece lógico, pese a estar filmado de forma algo confusa y que podría dar lugar a diferentes interpretaciones.

Una de las características más evidentes de Solaris es su frialdad, tanto en la ejecución como en la puesta en escena de las imágenes, lo que afecta al modo en que se percibe la relación amorosa entre los personajes que interpretan Clooney y la excelente actriz británica Natascha McElhone, carente de pasión, efecto probablemente buscado adrede por Soderbergh a fin de dar una mayor sensación de irrealidad a la historia, casi de atemporalidad. Tanto la fotografía, del propio director, como la escenografía y la música, nos remiten a cierto cine independiente de los setenta donde se forzaba el distanciamiento de los personajes para inducir la sensación de soledad, de vacío. De este modo, Solaris parecerá un film privado de pasión, lo que unido a la lentitud de su ritmo y a que apenas suceden cosas en pantalla, podría acabar con la paciencia de más de un espectador que haya ido a ver Solaris esperando encontrarse con una película más de acción.

Sin embargo, esa buscada frialdad termina por ser el peor enemigo del filme, por la sensación de distanciamiento que permanece tras abandonar la sala de proyección, incluso para quienes conseguimos identificarnos con esta, en definitiva, historia de amor, de pérdidas y reencuentros, de segundas oportunidades.

Bibliografía

LEM, Stanislaw: Solaris; traducción de Matilde Horne y F. A. Barcelona: Minotauro, 2001. Colección: Kronos. Traducción de: Solaris. César Ibáñez (Madrid. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Uma Thurman, portada de Details
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,16 ss.