Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  jueves, 19 de julio de 2018
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineShrek (Shrek)
[ caché de Tempus Fungui: 13:29:16 - 20/07/2003 · Leído 1289 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
Shrek (SHREK)

Un feo ogro, Shrek, por haches o por bes, se implica en el rescate de una hermosa princesa.

Ficha Técnica Directores: Andrew Adamson, Vicky Jenson / Productores: Aron Warner, John H. Williams, Jeffrey Katzenberg / Guión: Ted Elliott, Terry Rossio, Joe Stillman, Roger S. H. Schulman, según el libro de William Steig / Montaje: Sim Evan-Jones / Música: Harry Gregson-Williams, John Powell / Intérpretes: Dibujos animados, con las voces de Mike Myers/Juan Antonio Muñoz (Shrek), Eddie Murphy/José Sánchez (asno), Cameron Diaz/Núria Mediavilla (princesa Fiona), John Lithgow/Juan Carles Gustens (lorad Farquaad)... / Nacionalidad y año: USA 2001 / Duración y datos técnicos: 89 min. color.

Comentario Un feo ogro, Shrek, por haches o por bes, se implica en el rescate de una hermosa princesa. Dejando a un lado tal excusa, poco más ofrece la película, a no ser acumulación descocada (descabellada) de gags, personajes y situaciones. Siguiendo la tradición del cine infantil, vemos un libro hermosamente ilustrado que nos narra la historia de una princesa a rescatar. Casi rememoramos el cine de animación de George Pal y Ray Harryhausen... Y la manaza del Ogro cierra el libro, entra en escena una musiquilla de teleserie, y abandonamos en pocos segundos el mundo del cuento infantil, abocándonos a una teórica “reformulación” del mismo. En una charca de lodo tienen lugar los primeros chistecitos, los que marcan la verdadera tónica de la cinta: Shrek se tira pedos sin parar, para solaz de los degustadores del humor “ácido y adulto”. No nos llamemos a engaño; quien pretenda ver una plasmación (inclusive una vuelta de tuerca) de los cuentos tradicionales, se encontrará con un producto (en la acepción de consecuencia o excrecencia) de la cultura basura. Da la impresión de que los muchachos de Dreamworks se han empapado bien del cine de la Troma y del humor de trazo grueso de Matt Stone y Trey Parker por su South Park. Al menos, en estos ejemplos citados, dentro de su puerilidad hallamos cierto aire irreverente. En El Vengador Tóxico el hobbie de los muchachos del instituto consiste en atropellar ancianas. Lo más arriesgado que hace Shrek es eructar delante de su princesa prometida (sic). Pero lo pedestre de tal sentido del ¿humor? ¿ridículo? no supone lo peor de la cinta. Quizás lo más pobre sea el guión. Comienza planteando un juego de desmitificación del imaginario infantil, con asertos metagenéricos del tipo “esto no estaba en el guión”, y se llegan a reunir todas las criaturas fantásticas (Pinocho, Blancanieves y un largo etcétera) en la lucha contra un despótico Príncipe, que se propone acabar con el Reino de la Fantasía. Sin duda, un planteamiento prometedor que sólo se emplea como excusa para juntar en un mismo plano la mayor cantidad posible de criaturas, dejando la trama en punto muerto. Quedan patentes las pretensiones de los responsables: crear una trama “novedosa” a base de hurtar materiales ajenos, amalgamándolos con el cinismo (es un decir) propio de nuestra época. Ni siquiera en eso aciertan: todo queda reducido a la consabida historia de rescate de la princesa, dragón incluido (femenino en este caso); eso sí, ejecutado con la superioridad de quien mira por encima del hombro al cuento infantil -por cuestiones de higiene mental, se recomienda el visionado de Cristal Oscuro o En compañía de lobos-. El apartado técnico, eso sí, impecable (si fuese de otra manera, dado el presupuesto invertido, sería asunto de juzgado de guardia), aunque, curiosamente, lo más logrado del conjunto sean los coloristas cielos, los cuales no son otra cosa que pinturas mate, trucaje óptico inventado por Fritz Lang en Metrópolis (Metropolis, 1926). Por lo demás, sin querer resultar reiterativos, diremos que Shrek no presenta otra cosa que una retahíla de coletillas y lugares comunes, para que el espectador, conocedor de todos ellos, aplauda la gracia: El feo ogro se cruza con un burro que habla. Sin su ayuda no completará la misión (¿Arma Letal?); llegan a un castillo de puente astillado y quebradizo (¿Indiana Jones y el Templo Maldito?); pelean coreográficamente suspendidos en el aire (¿Matrix?). Sólo son algunos ejemplos. Ahora le toca a usted continuar.

David G. Panadero (Madrid. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Martine Beswick
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,20 ss.