Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  domingo, 20 de mayo de 2018
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineEl héroe anda suelto (Targets)
[ caché de Tempus Fungui: 13:49:21 - 20/07/2003 · Leído 1120 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
EL HÉROE ANDA SUELTO (TARGETS)

Importación

Un actor de cine de terror, ya caduco, va a estrenar su última película en un autocine. Mientras, un asesino en serie comienza a abatir gente con un arma de fuego...

Ficha Técnica

Director
: Peter Bogdanovich / Productor: Peter Bogdanovich para Saticoy Productions / Guión: Peter Bogdanovich [y Orson Welles], según argumento de P. Bogdanovich, Plly Platt [y Samuel Fuller] / Fotografía: László Kóvacs / Música: Charles Greene, Brian Stone / Montaje: Peter Bogdanovich / Efectos especiales: / Intérpretes: Tim O"Kelly (Bobby Thompson), Boris Karloff (Byron Orlok), Arthur Peterson (Ed Loughlin), Monte Landis (Marshall Smith), Nancy Hsueh (Jenny), Peter Bogdanovich (Sammy Michaels), Daniel Ades, Stafford Morgan, James Brown, Mary Jackson, Tanya Morgan, Timothy Burns, Frank Marshall, Randy Quaid… / Nacionalidad y año: USA 1968 / Duración y datos técnicos: 90 min. color 1.85:1.

Comentario

Ciertas versiones de esta película contienen esta introducción: ¿Por qué un lunático mató 11 personas inocentes el 3 de junio de 1966?

¿Por qué hubo 7.000 norteamericanos heridos de arma de fuego en 1967?

¿Por qué en 1968, luego de cientos de asesinatos, nuestro país no posee una ley efectiva de control de armas?

Esta película cuenta una historia que arroja un poco de luz en un tema muy oscuro.


Hay muchas miradas para realizar sobre El héroe anda suelto (Targets, 1968); comencemos por dar una breve reseña de la historia de la película.

Peter Bogadnovich había estado trabajando desde 1966 para American International Pictures, la compañía que producía las películas de Roger Corman, quien era una especie de "padrino cinematográfico" del joven de 29 años. Así que, cuando se enteró que Peter iba a realizar su debut como director, le ofreció donar el valor de 20 minutos de metraje de su película The Terror [tv/vd: El terror, 1963] y los servicios de Boris Karloff, que le debía a Corman el valor de dos días de trabajo. Cuando el anciano de 81 años conoció a su próximo director, se vio tan inundado del entusiasmo del joven Peter que accedió a trabajar un adicional de dos días más por el salario mínimo. El guión, escrito por Peter y por su esposa, Polly Platt, estaba inspirado en la masacre de Charles Whitman, que ocurrió en 1966. Whitman, ex marine de 25 años, asesinó a su esposa y a su madre, y luego se instaló en el piso más alto de la Universidad de Austin, Texas, desde donde se dedicó a disparar a las personas que caminaban por el campus, hasta que fue muerto por un policía. En la autopsia del cadáver de Whitman se reveló que tenía un tumor, pequeño pero maligno, en el cerebro, en la zona que controla las respuestas emocionales.

Además, con la certeza de la presencia de Karloff, se agregó un personaje llamado Byron Orlok, una vieja estrella del cine de terror que ha decidido retirarse (en la vida real, Karloff era adicto al trabajo y jamás pensó en retirarse). La película se rodó en 23 días a un costo de 125.000 dólares, y Corman, que ofició de productor ejecutivo, anunció que Bogdanovich "la filmó al estilo Hitchcock". Se estrenó en 1968 y causó cierta polémica a causa de que aún estaban frescos en la mente de la opinión pública los magnicidios de Bob Kennedy y de Luther King, así que Paramount, la compañía productora, no lo distribuyó de manera conveniente. De hecho, el prólogo con que iniciamos esta breve monografía le fue añadido a la película luego del asesinato de Robert Kennedy. Tiempo después Bogdanovich filmó la multipremiada La última película (The Last Picture Show, 1971) y el interés del público hizo resurgir Targets, que ya había adquirido una reputación interesante a través de clubes de cine y distribución no comercial.

Pasando ahora a la película en sí, debemos remarcar que posee gran cantidad de puntos de interés. Por empezar, el personaje de Byron Orlok, que es Karloff interpretándose, más o menos, a sí mismo, funciona como ribetes autobiográficos: un actor octogenario cansado de ser un "cuco" y dándose cuenta que la realidad es mucho más escalofriante que cualquiera de sus viejas cintas de horror anteriores. A pesar de sus años y su salud quebrantada, Karloff está ciertamente maravilloso (el rol fue rechazado en un principio por Vincent Price) y las escenas de la película dentro de la película ofician quizás como una crítica a los horrores góticos con que AIP intentó aterrar a las plateas. The Terror [tv/vd: El terror, 19…] no es una de las más remarcables películas del estudio (recordemos que Bogdanovich no contaba con mucho presupuesto, y realizó el guión y la película misma con los medios que contaba a mano); es más, es bastante floja, y se puede leer entre líneas que el actor quiere retirarse luego de filmar tal película. Sin embargo, lo que parecería que hace el director es lo contrario a lo que hizo Corman: Éste se encargó de explotar a las grandes estrellas del cine de terror y los grandes libros (de dominio público) en películas de terror baratas y con fuerte aparato publicitario. En cambio Bogdanovich toma la película de Corman y la explota a la inversa, mostrándola anticuada y carente de ningún valor cinematográfico.

Hay una escena que es memorable para todo aficionado al cine de Boris Karloff y es aquella en que conversan el personaje del director de la película (interpretado por el mismo Bogdanovich) y Orlok. Durante esa charla, Boris tiene ocasión de proyectar escenas de un viejo filme suyo, en realidad The Criminal Code [tv: El código criminal, 1931], una película de Howard Hawks no muy tenida en cuenta hoy en día que fue anterior a su personificación del monstruo en El doctor Frankenstein (Frankenstein, 1931). Incluso narra un breve e interesante cuento a su interlocutor, "Un encuentro en Samara", que da la moraleja que por mucho que escapemos, siempre nos encontramos con nuestro destino, concluyendo que en el mundo actual ya no hay lugar para esa fantasmagoría del pasado. Él mismo se siente como un anacronismo viviente, un dinosaurio.

Una vez que nos hemos compenetrado con la situación del anciano intérprete, la película pasa a mostrarnos casi sin solución de continuidad una nueva historia, la de Bobby Thompson (magnífica personificación de Tim O"Kelly, un actor que no se ha prodigado frecuentemente en pantalla), un joven vendedor de seguros, veterano de Vietnam, cuya predilección obsesiva por las armas, inculcada según se trasluce por su padre, se combina con algún tipo de alienación mental (los motivos que dan lugar a su acción jamás son esclarecidos en la trama, quizás sea un detalle criticable, pero en la realidad los crímenes acontecen casi sin motivo, sin aviso), lo cual da lugar a que, provisto de varias armas, de muerte a sangre fría a su esposa y a su madre y que, luego de dejar una nota, comience un raid de muerte escalofriante. Al respecto es interesante notar la importancia psicológica que tiene ver las muertes de los "blancos" desde el punto de vista del francotirador, no de la víctima. En la secuencia en que Bobby está encaramado en un tanque-depósito, que dispara a los automóviles que circulan por la carretera, solo vemos las consecuencias que tienen los disparos sobre el conductor del automóvil o bien algún transeúnte. Esto nos alarma mucho más que si nos pusiéramos en el lugar de las víctimas.

El sino quiere que Bobby escape a un autocine, donde a la noche se estrenará la última película de Byron, The Terror, que será promovida con la presencia del propio Byron. Es así como el destino quiere que se produzca esta bizarra confrontación, entre el "monstruo" de tantas películas pavorosas que se ha dado cuenta que sus interpretaciones ya no asustan a nadie, y este escalofriante "monstruo" real, un ciudadano común y corriente, WASP (blanco, anglosajón, protestante) que no vacila en dar muerte a sus seres más queridos y se dedica a disparar contra todos aquellos que los rodean. Y aquí se repite ese encuentro con el destino que Byron había relatado a su director, y en ese encuentro uno de los dos monstruos tendrá que dejar de existir.

Es cuando Byron llega al autocine cuando se produce la escena más climática de toda la cinta: una de las balas hiere a su secretaria y amiga. Byron mira hacia las sombras y ve el escondite del asesino, detrás de la pantalla. Y, con su andar penoso, ayudado por el bastón, comienza a caminar hacia ese lugar. En ese mismo momento en la pantalla, también aparece Byron, y el asesino, por primera vez, es presa de dudas y del temor. O sea, que ese monstruo que creía que ya no podía asustar a nadie, sí atemorizó a alguien, y quien tenía el poder de las armas de fuego para aterrorizar a los demás fue presa del pavor de la imagen del otro monstruo. En medio de esa metáfora, hay más disparos, y uno de ellos roza al viejo Byron en el rostro. Pero esto no lo detiene y sigue avanzando, hasta que está frente al asesino y lo golpea con el bastón. El muchacho es víctima de un ataque de pánico y queda a los pies del viejo adalid del género terrorífico, lagrimeando y sollozando. Byron exclama, con una expresión de ira y desprecio: "Is that what I was afraid of?" (¿Es esto a lo que yo temía?).

Anécdotas

* Título alternativo: Before I Die. * Títulos en Sudamérica: Míralos Morir / Cacería en el Autocinema. * La película se estrenó en España en 1974. Darío Lavia (Buenos Aires. Argentina)

______________________

NOTA
: El presente análisis procede de la página web www.cinefania.com, de donde ha sido tomado con autorización del autor y editor (que son el mismo, además).


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Yeti
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,17 ss.