Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  lunes, 06 de abril de 2020
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineEl club de la lucha (Fight Club)
[ caché de Tempus Fungui: 13:50:10 - 20/07/2003 · Leído 1595 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
EL CLUB DE LA LUCHA (FIGHT CLUB)

Un hombre se ve hastiado del prosaico tren de vida que lleva. Su encuentro con un misterioso desconocido le introducirá en una excitante y nueva forma de contemplar la existencia…

Ficha Técnica

Director: David Fincher / Productores: Ross Grayson Bell, Ceán Chaffin, Art Linson para Art Linson Prod./Fox 2000 Pictures/Regency Enterprises/Taurus Film / Productor ejecutivo: Arnon Milchan /Guión: Jim Uhls, según la novela de Chuck Palahniuk / Fotografía: Jeff Cronenweth / Música: John King y Michael Simpson [The Dust Brothers] / Montaje: Jim Haygood / Intérpretes: Brad Pitt (Tyler Durden), Edward Norton (Narrador), Helena Bonham Carter (Marla Singer), Meat Loaf (Bob Paulsen), Jared Leto (Angel Face), Zach Grenier, Richmond Arquette, David Andrews, George Maguire, Eugenie Bondurant, Christina Cabot… / Nacionalidad y año: USA 1999 / Duración y datos técnicos: 140 min. Color Scope.

Comentario

El individuo por naturaleza tiene ese afán de buscar nuevas sensaciones, romper la rutina impuesta por un sistema de vida atropellado y frenético. El ser humano tiende a acumular frustraciones, deseos y demás sentimientos que no suele exteriorizar y así alimenta en su interior, o bien la asocialidad, o bien la manifestación de su problema por medio de la violencia.

Entre estos dos campos se mueve El club de la lucha, polémica película de David Fincher. Lo primero de todo es que El club de la lucha peca de pretenciosa. Quiere ofrecerse como un filme no comercial, romper las fronteras de lo políticamente correcto, en pocas palabras: provocar una reacción social de inconformismo entre los progres reciclados de hoy en día. Pero la cimentación de estos dos valores se derrumba a cada minuto de metraje. En primer lugar, es una cinta comercial desde el momento en que es destinado al público adolescente, incluyendo para ello una banda sonora de la más rabiosa actualidad, y esos toques de humor infalibles para hacer reír al respetable menos exigente (sólo mencionar la inclusión del personaje de Meat Loaf, un exculturista que, debido al consumo de hormonas, ha visto crecer sus pechos como los de una mujer). En segundo lugar cuenta con la inestimable presencia de Brad Pitt, actor archiconocido en el mundo del celuloide por su dedicación al cine "independiente", uno de esos artistas que no es valorado por su físico sino por sus "incuestionables" dotes interpretativas, haciendo sombra a nombres como Jason Priestley, Christopher Lambert o el mismísimo Jorge Sanz. Respecto al quebrantamiento del código universal ético-moral, tal y como resulta plasmado parece la rabieta de un niño pequeño, como cuando el gran Pitt orina en la cazuela de un lujoso restaurante, agresión para los burgueses adinerados supuestamente ruborizados ante tan magnas hazañas.

Por tanto El club de la lucha no alcanza ninguno de los propósitos en principio ansiados.

Valoremos ahora su valor artístico. Dirigida al espectador joven, parece inevitable esa estética de videoclip o anuncio publicitario. Música machacona acompaña las sucesivas secuencias del largometraje, una concatenación de imágenes vacías, carentes de fuerza visual. David Fincher, al contrario que en Seven o en el aceptable planteamiento de The Game, no logra atrapar la atención, sino que vaga por unos puntos de acción para luego saltar a otros y nuevamente volver al principio. Los primeros 75 minutos de película se limitan sólo a mostrar peleas, torsos desnudos resaltando músculos, y moralizantes secuencias sexuales, en las que puritanamente no se muestra absolutamente nada, sino que se sugiere utilizando los medios más torpes y habituales de las teleseries americanas, como cuando Edward Norton está intentando dormir y el ruido de los muelles de la cama en el piso superior se lo impide.

Pero lo realmente decepcionante es el final. A excepción de Alien3, las otras dos obras de Fincher ostentan uno de esos finales, podría decirse, sorprendentes (salvando las distancias claro; la resolución de Seven es coherente con el resto de la película, cosa que no ocurre en The Game), pero en El club de la lucha es inexplicable ese giro innecesario próximo al final de la película. Para los que no hayan podido verla obviaré desvelar tal golpe de efecto, diciendo que, para que el resto de lo visto antes tenga sentido, con este pasmoso cambio argumental se aplica la ley del todo vale, resuelto por el director de una manera muy poco habilidosa y con ello justificar lo mostrado hora y cuarto antes, siendo la puntilla que sitúa a este Club de la lucha en su justa posición.

Para terminar vuelvo a la reflexión del primer párrafo. Tanto el hombre como la mujer son considerados seres racionales, algo que poseemos de forma innata, aunque en la actualidad se esté produciendo una regresión o pérdida de dicha cualidad, transformando a determinados sectores de la población en individuos agresivos haciendo valer su fuerza para sobrevivir en la jungla urbana que ellos mismos han creado. Esto es pues lo que ensalza El club de la lucha.

Anécdotas

En los Oscar de 2000 fue nominada a la edición de efectos de sonido. * La excelente edición en DVD ofrece escenas de las muchas descartadas en el montaje definitivo.

Bibliografía

El club de lucha, por Chuck Palahniuk; traducido por Pedro González del Campo. Barcelona : Muchnik, 1999. Colección: Novela; 72. Traducción de: Fight Club.



Luis M. Díaz Martínez (Madrid. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Mena Suvari
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,19 ss.