Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  miércoles, 12 de diciembre de 2018
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineEl baile de los vampiros (The Fearless Vampire Killers)
[ caché de Tempus Fungui: 13:50:25 - 20/07/2003 · Leído 1175 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
El baile de los vampiros (THE FEARLESS VAMPIRE KILLERS)

Importación

En una remota aldea de Transilvania, el profesor Abronsius y su atribulado ayudante, Alfred, descubren indicios que parecen demostrar la teoría que les ha llevado hasta allí: la existencia de vampiros. Cuando la doncella de la que Alfred se ha enamorado es raptada misteriosamente, los dos investigadores se lanzan a su búsqueda en las profundidades del castillo del conde Von Krolock, el aristócrata de la zona…

Ficha Técnica

Director
: Roman Polanski / Productor: Gene Gutowski para Cadre Films/Filmways/MGM / Productor ejecutivo: Martin Ransohoff / Guión: Gérard Brach, Roman Polanski / Fotografía: Douglas Slocombe / Música: Christopher Komeda / Montaje: Alastair MacIntyre / Intérpretes: Jack MacGowran (profesor Abronsius), Roman Polanski (Alfred), Alfie Bass (Shagal), Jessie Robins (Rebecca Shagal), Sharon Tate (Sarah Shagal), Ferdy Mayne (conde Von Krolock), Iain Quarrier (Herbert Von Krolock), Terry Downes (Koukol), Fiona Lewis (doncella), Ronald Lacey, Sydney Bromley, Andreas Malandrinos, Otto Diamant, Matthew Walters… / Nacionalidad y año: USA 1967 / Duración y datos técnicos: 124 min. color 2.35:1.

Comentario

El baile de los vampiros
puede considerarse un punto de inflexión tanto en la obra de su director, Roman Polanski, como en el subgénero en que el filme se encuadra, es decir, el vampirismo gótico, muy en especial el vampirismo entronizado por la Hammer (esta película viene a ser una parodia/homenaje al cine de la mítica productora del Martillo, en particular de la película Kiss of the Vampire).

En efecto, en el momento en que Polanski arribó a la industria fílmica inglesa, las producciones Hammer estaban en su apogeo y las historias de vampiros, en concreto, se hallaban en pleno proceso de remodelación: desde el éxito del primer Drácula de Fisher venía cristalizando en este subgénero una cierta tendencia a presentar el vampirismo como un ritual místico más allá de la mera manifestación de una monstruosidad sobrenatural. Así, cuando nuestro director decidió ofrecer su particular visión de las vampire stories, no es extraño que decidiera otorgarle a tal tendencia ritual la máxima importancia, consiguiendo ofrecer una visión absolutamente renovadora del molde inmortalizado por Bram Stoker.

Fiel a los esquemas narrativo-visuales implantados desde la Universal, el director juega de esta forma con los espectadores como el conde Von Krolock juega con los protagonistas, llevándolos por un sendero cómodo y conocido hasta adentrarles en su propio terreno: la incursión en el castillo de los vampiros representa, así, la entrada a un universo subterráneo plagado de túneles y recovecos en los que asoma una sorpresa nueva a cada esquina, un juego de equívocos cercano al universo literario de Jan Potocki, en el que el ganador recibe el ascenso a una nueva clase social regida por valores opuestos -o, más bien, invertidos- a los que mueven el mundo exterior.

Tal planteamiento, por desgracia, no se plasma en la pantalla con la brillantez que sería de desear en el realizador de Repulsión o El cuchillo en el agua; probada su habilidad para crear atmósferas opresivas, Polanski sólo necesitaba un éxito comercial para alcanzar su prestigio en el panorama cinematográfico internacional, y el terror gótico parecía el vehículo más lógico y adecuado para ello. Empero, no resulta nada fácil aunar comercialidad y personalidad, escollo que Polanski trató de solventar insuflándoles a las imágenes un notable distanciamiento a través del humor, que constituye tanto una de las grandes bazas como uno de los mayores errores del film.

El juego de humor/terror, por más adecuado que resulte a los planteamientos teóricos, requiere habilidades narrativas para las que el director polaco aún resultaba bisoño, dando como resultado una frustrante alternancia de momentos brillantes y burdos, que sólo funcionan cuando Polanski maneja el elemento que más conoce -el terror atmosférico- y fracasa estrepitosamente cuando da rienda suelta a la comedia bufa que tanto éxito le proporcionó en sus cortos iniciales, en lugar de un más adecuado tono sofisticado, como demuestran las escasas -pero brillantísimas- escenas en las que fructifica la fórmula, así el ataque en la bañera, la seducción del vampiro homosexual, el baile iniciático, momentos que con toda justicia han pasado a la historia del cine.

A partir de este título, la obra posterior de Polanski se han caracterizado por ese intento de aunar conceptos antitéticos en el mismo plano, dando como resultado altibajos de lo sublime -La semilla del diablo, Chinatown- a lo desastroso -Che?, Piratas-; sólo en la última etapa de su carrera ha sabido olvidarse de sus ínfulas comerciales y otorgar a su cine un toque más personal, más arriesgado, al retornar a los orígenes que llamaron la atención de la crítica, las atmósferas opresivas en las que tan bien se maneja, abriendo así una nueva etapa llena de promesas. ¿Se atreverá alguna vez -cabría preguntarse- a adaptar su coterráneo El manuscrito encontrado en Zaragoza?

Anécdotas

* Existe una versión más larga del título original: The Fearless Vampire Killers or: Pardon Me, But Your Teeth Are in My Neck (traducido: Los intrépidos cazadores de vampiros o: Perdóneme, pero sus dientes están en mi cuello). Título en Inglaterra: Dance of the Vampires. * El papel de Sharon Stone estaba previsto para Jill St. John. El productor ejecutivo la descubrió y forzó a Polanski a contratarla; después, el director polaco y ella se casaron… * En los créditos iniciales, el león de la Metro se convierte en un vampiro de dibujos animados. * Existe una versión amputada en 16 minutos.

Bibliografía

Roman
, por Roman Polanski; traducido por María Antonia Menini. Barcelona: Grijalbo, 1985. Colección: Bestseller oro.

Roman Polanski
, por Dominique Avron. Barcelona: Cinema Club Collection, 1990. Colección: Los colosos del cine; 6. Manuel Aguilar (Madrid. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
cartel censurado Juventudes PP
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,17 ss.