Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  domingo, 21 de octubre de 2018
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineBlade II (Blade II)
[ caché de Tempus Fungui: 13:52:36 - 20/07/2003 · Leído 1183 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
BLADE II (BLADE II)

Blade es requerido para que se establezca una tregua entre vampiros y el cazavampiros. Una nueva especie de vampiros evolucionados, los Segadores, ha aparecido, alimentándose tanto de humanos como de vampiros; cuando las víctimas son estos últimos devienen en nuevos Segadores. Su labor de depredación absoluta es tal que, en pocos días, la raza humana quedaría exterminada

Ficha técnica

Dirección: Guillermo del Toro / Guión: David S. Goyer / Producción: Peter Frankfurt, Wesley Snipes y Patrick Palmer. / Producción ejecutiva: Stan Lee y Avi Arad / Música: Marco Beltrami / Fotografía: Gabriel Beristain / Montaje: Peter Amundson / Diseño de producción: Carol Spier / Dirección artística: Elinor Rose Galbraith y James F. Truesdale / Vestuario: Wendy Partridge / Decorados: Jeffrey Kushon / Intérpretes: Wesley Snipes (Blade), Kris Kristofferson (Abraham Whistler), Norman Reedus (Scud), Leonor Varela (Nyssa Damaskinos), Ron Perlman (Reinhardt), Luke Goss (Jared Nomak), Santiago Segura (Rush).Nicolakakos / País: USA / Año: 2002.

Comentario

Blade II es una secuela que supera a su precedente. El motivo, desde luego, cabe achacarlo a la habilidad narrativa de Guillermo del Toro, muy superior a la ejercida por Stephen Norrington en la película que dirigió en 1998. Pero es que, además, David S. Goyer parece sentirse mucho más suelto escribiendo el guión de la presente entrega. Su labor, desde luego, no es el libreto de Eva al desnudo, pero sin duda alguna supera la desidia de su labor previa: el guión de Blade se reducía, en esencia, a una guerra entre bandas diríase de narcotraficantes; el que una de ellas fuese de vampiros resultaba, dada la construcción dramática, superfluo. En esta ocasión, empero, ha desarrollado una historia con más garra, creando una especie de vampiros evolucionados que puede suponer el fin no sólo de la Humanidad, sino de los propios vampiros. A ello ha sumado inclusive un conflicto generacional bastante atrayente, y que sorprenderá bastante -y gratamente- al aficionado (no queremos desentrañar más respecto a esta circunstancia).

Pero, como decíamos, es en la labor narrativa de Guillermo del Toro donde este Blade II supone un regocijo, un sano entretenimiento para el interesado en la temática. El que firma ha de reconocer que el actual cine de acción, desde los parámetros genéricos que le han dado forma en los últimos tiempos, no es precisamente santo de su devoción; el mérito de esta película es que hilvana esta estructura con la propia narración de vampiros (algo que era incapaz de hacer la previa), y no sólo eso, sino que las propias secuencias de acción ofrecen una elaboración mucho más hábil, con una coreografía -dentro de sus hiperbólicas intenciones- diáfana, competente, intensa, y donde, en contraposición a la norma, siempre resulta claro lo que está aconteciendo.

Guillermo del Toro, por lo demás, es un amante del buen cine de género, y ello lo demuestra a lo largo del metraje. Ha procurado devolver al vampiro a sus raíces, otorgando al líder de una raigambre clásica de Nosferatu, y convirtiendo al no-muerto en una criatura de las sombras antes que en un macarra de discoteca o un mafioso del tres al cuarto. No sólo eso: Blade procede de un cómic de la Marvel, y el realizador mexicano ha sabido reflejar con manifiesta nitidez ese origen, coreografiando las peleas como si de superhéroes se tratase, u otorgando al cubil del malo una estética similar a la de la guarida del doctor Muerte o inclusive al mismo centro de control de S.H.I.E.L.D.

El rodaje en Praga, quizá, ha instigado al creador de Cronos a teñir el film de un hálito similar al de ciertos clásicos -ignotos- de la cinematografía fantástica checa, quedando patente, en particular, en los momentos iniciales, que remiten inequívocamente al aura mortuorio de El incinerador de cadáveres (Spalovac Mrtvol, 1971), del gran Juraj Jerz. Y con todo lo que de producción comercial tiene este Blade II, inclusive se perciben ecos de obras previas de Guillermo del Toro, como la referida Cronos -su primera incursión en el universo vampírico- o a la subvalorada Mimic -en la caracterización de los Segadores-.

No poco, en suma, para tratarse de una mera producción comercial para adolescentes.

 

Carlos Díaz Maroto (Madrid. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Raquel Welch
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,14 ss.