Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  lunes, 06 de abril de 2020
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineEl invisible Harvey (Harvey)
[ caché de Tempus Fungui: 14:41:56 - 13/08/2003 · Leído 1204 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
EL INVISIBLE HARVEY (HARVEY)

Importación

Elwood es un hombre atípico que tiene como fiel e inseparable compañero a un ser inverosímil: un enorme conejo que sólo él puede ver. El demencial comportamiento del bondadoso Elwood perjudica gravemente los intereses sociales de su hermana y sobrina, y, por esta razón, intentarán ingresarlo en un sanatorio mental para curar su aparente delirio. Sin embargo, la situación se tornará más complicada de lo esperado.

Ficha Técnica

Director
: Henry Koster / Productor: John Beck para Universal / Guión: Mary Chase, Oscar Brodney, [Myles Connolly], según la obra teatral de M. Chase / Fotografía: William H. Daniels / Música: Frank Skinner / Montaje: Ralph Dawson / Dirección artística: Nathan Juran, Bernard Herzbrun / Intérpretes: James Stewart (Elwood P. Dowd), Josephine Hull (Veta Louise Simmons), Peggy Dow (Miss Kelly), Charles Drake (Dr. Sanderson), Cecil Kellaway (Dr. Chumley), Victoria Horne (Myrtle Mae Simmons), Jesse White (Wilson), William H. Lyne, Wallace Ford, Nana Bryant, Grayce Mills, Clem Bevans, Norman Leavitt, Fess Parker, Dick Wessel… / Nacionalidad y año: USA 1950 / Duración y datos técnicos: 104 min. b/n 1.38:1.

Comentario

Esta comedia fantástica, que parte de una delirante premisa consistente en la estrecha relación entre un peculiar hombre y un supuesto conejo de unos dos metros de altura que solo él ve, está basada en un exitoso guión teatral de Mary Chase, ganador del Pulitzer, representado en el teatro de Broadway y perfectamente adaptado por el guionista Oscar Brodney a la gran pantalla. No en vano, las razones del magnífico resultado que ofrece El invisible Harvey hay que encontrarlas en la excelente labor de los guionistas, de los inspiradísimos intérpretes y del director, Henry Koster, capaz de llevar la nave a buen puerto.

Sin duda alguna, es el apasionante conejo Harvey quien acapara la atención principal del relato, pues siempre cabrá preguntarse si tan singular personaje es una simple alucinación permanente del protagonista, quien presuntamente es un borracho aunque nunca lleguemos a ver explícitamente que beba, o si, por el contrario, realmente es un ente que existe en verdad. De hecho, el adorable personaje de James Stewart, Elwood, afirma que su compañero invisible es un "Pooka", es decir, un espíritu en forma de gigantesco animal de actitud benigna aunque algo traviesa. Conforme avanza el metraje, iremos descubriendo nuevos datos que nos orientarán sobre la auténtica naturaleza del conejo, dejando, eso sí, un poso de ambigüedad final para permitir la propia interpretación del espectador.

James Stewart, como no podía ser de otro modo, está sensacional (nominación al Oscar inclusive) en su papel de hombre iluminado, pacífico y siempre encantador caracterizado por una amabilidad y un optimismo insólitos. Sin embargo, su obsesión por presentar a su amigo (¿imaginario?), que permanece invisible a todo el mundo, provocará que huyan de él, temerosos de la presunta locura del bueno de Elwood, relegándolo de esta manera a una cruel soledad y marginalidad social. Incluso su histriónica y neurótica hermana, Veta (Josephine Hull, en una maravillosa actuación premiada con el Oscar a mejor actriz secundaria), harta de que Elwood estropee su objetivo arribista de mantener buenos contactos sociales y comprometer a su hija, decide llevarlo a un hospital psiquiátrico para ayudarle a curar su "locura" y, de paso, librarse de él por un tiempo. El tercer personaje de esta familia disgregada es la hija de Veta, Myrtle (Victoria Horne), una muchacha casi desesperada por encontrar pretendiente donde sea y como sea.

Tal estado de cosas provoca la llegada a la clínica de los hermanos y el comienzo de un cúmulo de equívocos graciosísimos (el erróneo internado de Veta como momento cumbre) en la mejor tradición de la screwball comedy, con una sucesión de gags hilarantes (el flamante cuadro del conejo, por ejemplo) y un desfile de personajes de gran brillantez recitando diálogos deliciosos y protagonizando algunas situaciones descacharrantes: véase la desaparición, huida y pérdida de papeles del, en teoría, cabal director de la institución mental, y su posterior disimulo cínico al darse cuenta de la sinrazón de su comportamiento a los ojos de los demás.

Aparte de lo humorística que puede llegar a ser, esta película, en todo caso más compleja de lo que aparenta a simple vista, plantea una suerte de alegoría sobre la intolerancia y el consiguiente rechazo que sufren aquellos a los que no es posible ubicar dentro del común denominador, a aquellos seres inclasificables que no se ajustan a las estrictas normas dictadas por la inflexible sociedad, incapaz de acoger y comprender al diferente. Es decir, el individuo que vulnera, transgrede o no se ajusta a tales cánones de obligado cumplimiento y se comporta de otro modo es, de inmediato, tachado de loco, puesto que sólo un demente sería capaz de vivir con la inmensa bondad, felicidad, dulzura e inocencia de Elwood, un individuo libre que ha elegido una forma de vida alternativa, ajeno a las convenciones y que asemeja pertenecer a otro planeta, a otro mundo, casi como su misterioso e inseparable compañero espiritual. Y es que este espíritu de nombre Harvey y aspecto de conejo enorme podría representar, de alguna manera, la pura esencia de cada uno, el componente espiritual ajeno a imposiciones, esos valores no materiales que todos deberíamos poseer y conservar libres de ataduras sociales...

Por último, no debemos pasar por alto que, recientemente, un curioso film considerado de culto en varios sectores y titulado Donnie Darko (Donnie Darko, 2001), de Richard Kelly, hace uso de la figura de un conejo surreal de una manera muy similar a la emprendida por Koster. En ambas películas, este animal grandullón sólo existe a los ojos de los correspondientes protagonistas y, además, cuenta con los poderes de predecir el futuro y dominar los conceptos del tiempo y el espacio. Y eso es algo que, dicho sea de paso, perjudica notablemente, a juicio del que esto escribe, la tan cacareada originalidad e ingenio de la propuesta de Kelly.

En definitiva, esta sorprendente comedia es una extraordinaria fantasía jalonada por el humor y la reflexión a la que se añade una moraleja final en pro de la amistad verdadera despojada de intereses. Un bienintencionado y divertido clásico que merece permanecer en la memoria de los buenos amantes del cine.

Anécdotas

* Aparte de los Oscar citados en el texto, otros premios en 1951: Globos de Oro: premio para Josephine Hull como mejor secundaria, y nominación para James Stewart como mejor actor principal; y nominación al Hugo a mejor representación dramática. * Josephine Hull ya encarnó su papel en la obra teatral. * En la obra el conejo medía 6"3 pulgadas y media. Como quiera que Stewart medía 6"3 pulgadas, hicieron crecer al conejo hasta 6"7 y media. * Remakes televisivos: Harvey (1972), de Fielder Cook, con James Stewart de nuevo; Mein freund Harvey (1985), versión alemana de Wolfgang Spier; Harvey (1996), de George Schaefer, con Harry Anderson. * Ahora se rumorea una versión para cine… Manel Lledó Bertomeu (Alicante. España)


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Mena Suvari
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,16 ss.