Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  sábado, 25 de noviembre de 2017
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineThe Last Man on Earth / L"ultimo uomo della Terra
[ caché de Tempus Fungui: 10:47:09 - 27/09/2003 · Leído 1145 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Pasadizo Análisis de Películas [ Link Original ]
THE LAST MAN ON EARTH / L"ULTIMO UOMO DELLA TERRA

Formato: DVD Importación

El despertador suena, y Robert Morgan inicia su jornada. Vaga por una ciudad vacía, aparta diversos cadáveres a su paso, clava estacas en los pechos de algunos seres que halla durmiendo en almacenes, y se provee de suministros; al atardecer debe volver a su casa y guarecerse en ella, pues entonces las calles se llenan de vampiros.

Ficha Técnica

Director
: Sidney Salkow / Productor: Robert L. Lippert para Associated Producers Inc. / AIP / Produzioni la Regina SpA. / Productor ejecutivo: Samuel Z. Arkoff / Guión: Logan Swanson [Richard Matheson], William P. Leicester, Furio M. Menotti, según la novela Soy leyenda (I Am Legend) de R. Matheson / Fotografía: Franco delli Colli / Música: Paul Sawtell, Bert Shefter / Montaje: Gene Ruggiero, Franca Silvi / Intérpretes: Vincent Price (Robert Morgan), Franca Bettoia (Ruth Collins), Emma Danieli (Virginia Morgan), Giacomo Rossi-Stuart (Ben Cortman), Christi Courtland (Kathy Morgan), Umberto Rau, Antonio Corevi, Hector Ribotta, Giuseppe Mattei... / Nacionalidad y año: USA / Italia 1961 / Duración y datos técnicos: 87 min. b/n 2.35:1.

Los precedentes

Richard Matheson escribió en 1954 su novela Soy leyenda (I Am Legend) y con rapidez ésta alcanzó un gran prestigio. Hacia 1958, tras el éxito de Drácula (Dracula, 1958), de Terence Fisher, la Hammer contrató al escritor para que escribiera una adaptación de su propio texto, al igual que había hecho en El increíble hombre menguante (The Incredible Shrinking Man, 1957), de Jack Arnold, con respecto a El hombre menguante (The Shrinking Man, 1956). Con el título de Night Creatures, quienes leyeron ese guión aseguran que era de lo mejor jamás escrito por Matheson, superando el propio original.

Por aquel entonces, la censura británica, la MPPA, ejercía un férreo control sobre la producción; tanto la citada versión de la novela de Stoker, como La maldición de Frankenstein (The Curse of Frankenstein), rodada en 1957 por el propio Fisher, recibieron notorios toques de atención por parte de aquélla, amén de diversos cortes. Cuando fue presentado el guión de Matheson, Michael Carreras, responsable de la producción, fue amenazado con que la película, tras su rodaje (y consiguiente gasto económico) sería prohibida en su totalidad por la censura; ante tal amenaza, la mítica productora británica decidió cancelar el proyecto (1).

En esa época la Hammer tenía un contrato de distribución en Estados Unidos con un productor, Robert L. Lippert (2). Así pues, cedieron el guión a Lippert y se desentendieron del proyecto. Durante años el financiero americano dispuso del guión, hasta que finalmente en 1961 logró una participación italiana para rodar en aquel país la película. El guión de Matheson fue retomado por William P. Leicester quien, al parecer, efectuó cambios que no fueron del agrado del autor de "Nacido de hombre y mujer"; así pues, éste reclamó que su nombre fuese eliminado de los créditos y reemplazado por seudónimo de Logan Swanson, apelativo ocasionalmente usado por el escritor para algunas novelas policiales.

La película

Lo que más sorprende una vez vista la película, y teniendo en cuenta su año de producción (1961) es su enorme parecido con un clásico como La noche de los muertos vivientes (The Night of the Living Dead, 1968), de George A. Romero (3). Así, el aspecto desmañado y blanquecino de los resucitados -hasta entonces, la iconografía vampírica que pervivía era la establecida por la Universal y por la Hammer, en nada similares a los que ofrece el presente film-; el paulatino reporte televisado de las consecuencias de una misteriosa epidemia; o la aparición final de un comando paramilitar que masacra desapasionadamente los vampiros (4).

Otra de las sorpresas, una vez leídos los precedentes, es la enorme fidelidad con respecto al libro de Matheson; así, los únicos cambios notables que caben resaltar es sustituir la hecatombe nuclear de la novela por una misteriosa plaga -sin duda por razones presupuestarias- que en principio produce debilidad, luego ceguera, y después una aparente muerte seguida de una resurrección vampírica. Y toda la parte final, lo más débil del film, donde los vampiros que atacan a Neville/Morgan son una suerte de despiadados cazadores que a golpe de ametralladora intentan abatir al último hombre... vivo. El concepto de Matheson, de ese modo, es tergiversado y eliminado todo su potencial subversivo: Neville es temido por los vampiros, pues es un ser diferente e implacable que día a día los acosa y elimina; ahora él es el monstruo, y por tanto ha de ser aniquilado. Al ofrecer la película unos personajes que en nada se diferencian de aquel a quien tema, toda esa carga irónica, de variación de perspectivas, es anulada.

Durante muchos años esta película fue muy difícil de ver, ignoro los motivos. Por aquel entonces, las fuentes hablaban de unos resultados pésimos. Con posterioridad, posiblemente tras pases por festivales y su edición -pésima- en DVD, las voces críticas clamaron que los resultados no eran en verdad tan nefastos, y resaltaban su valía -amén de la innegable similitud con el film de Romero-. Vista, al fin, cabe apuntar que uno está de acuerdo con las últimas opiniones. Pues, salvo el detalle del final referido, la película supone una grata sorpresa.

La película ofrece una atmósfera lúgubre y pesimista en verdad loable, con una fotografía en blanco y negro mortecina y apagada que retrata los planos de las calles solitarias con inusitada potencia (5), acrecentada por una música acorde con ese tono desesperanzado. Como película apocalíptica, por tanto, resulta muy convincente, y la patentísima escasez de medios ayuda a conferirle esa verosimilitud. La solidez del producto, dentro de, irónicamente, cierto deslavazamiento, la proporciona un Vincent Price inconmensurable, que bascula entre la confianza y la derrota, el optimismo y la desesperanza.

Anécdotas

* La película se estrenó en Estados Unidos en 1964, y en Inglaterra en 1967; en España jamás se ha exhibido. * Otras versiones de la novela: Soy leyenda (España, 1967), de Mario Gómez Martín (corto de prueba para la Escuela Oficial de Cine). El último hombre... vivo (The Omega Man, USA, 1971), de Boris Sagal. * Desde hace años se habla de una posible nueva versión; en tiempos se habló de Arnold Schwarzenegger como protagonista, y después de Will Smith, y con posterioridad John Neville (Las aventuras del barón Münchhausen, versión Gilliam). * Otros títulos del film: Naked Terror, The Night Creatures, Night People, Vento di morte, Wind of Death. * En las copias italianas se acredita como director a Ubaldo Ragona.

Bibliografía

MATHESON, Richard: Soy leyenda; traducción de Manuel Figueroa. Barcelona: Minotauro, 2003. Colección: Pegasus; s/n. Traducción de: I Am Legend. Carlos Díaz Maroto (Madrid. España)

___________

(1)
Qué hubiese devenido de ese proyecto, nunca lo sabremos. Parece ser que el realizador escogido era Terence Fisher. ¿Quizá con Peter Cushing como Robert Neville (actor adecuadísimo para el personaje, tal como lo describe Matheson en el libro), y Christopher Lee como el vampiro Ben Cortman?

(2)
Lippert (1909-1976) distribuyó en Estados Unidos producciones Hammer como El experimento del Dr. Quatermass (The Quatermass Xperiment, 1955), con el título de The Creeping Unknown. También es responsable de algunos clásicos menores de la ciencia-ficción americana como The Lost Continent (1951), Unknown World [vd: Mundo desconocido, 1951] y, sobre todo, The Alligator People (1959).

(3)
Otra de las películas de la que sin lugar a dudas es deudor el clásico de Romero es la simpática pero menor Invisible Invaders [tv: Invasores invisibles, 1959], de Edward L. Cahn, donde la iconografía de los muertos vivientes es exacta.

(4)
Curiosamente, y a fuer de efectuar un spoiler, en la posterior adaptación libérrima de la novela, El último hombre... vivo, la muerte de Charlton Heston es idéntica a la de Vincent Price en el presente film: asaetado por una lanza; de igual modo, Heston cura a la muchacha con su propia sangre, como aquí sucede.

(5)
Rodada en Italia, algunos planos muestran edificios nada convincentes como pertenecientes a una ciudad americana, semejando más de la típica ciudad latina de los años 60 -podría parecer rodado en Leganés, mismamente-; sin embargo, ello le otorga una atmósfera de decadencia de gran verosimilitud.


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Set de 2001: Una odisea del espacio
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,19 ss.