Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  martes, 20 de noviembre de 2018
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Area: CineLa amenaza fantasma (Star Wars. Episodio I)
[ caché de Tempus Fungui: 16:32:46 - 17/05/2003 · Leído 1456 veces ]
»NOTICIAS CINE (Phantastika)
Publicado en:Fila Siete - Críticas de Cine [ Link Original ]
Stars Wars, Episodio I: nuestros críticos opinan críticas

STARS WARS. EPISODIO I. LA AMENAZA FANTASMA

Director: George Lucas Música: John Williams Intérpretes: Liam Neeson, Ewan McGregor, Natalie Portman, Jake Lloyd Amenaza una historia

La amenaza fantasma ha sido recibida por la crítica con división de opiniones, al más puro estilo taurino. Si nadie le ha negado la vistosidad del despliegue técnico y de la puesta en escena, muchos, tanto en Europa como en EEUU, le han achacado la debilidad de su historia y la superficialidad de sus personajes. Personalmente, he disfrutado como pocas veces viendo una película. Disfrutado sin más, dejándome llevar por mundos exóticos en galaxias muy, muy lejanas... En cuanto a la historia, un amigo con mucho sentido común me dijo que en la película se trataba sólo de presentar a los personajes de la nueva saga. Cierto, para valorar La amenaza fantasma hay que situarla en su contexto: es un capítulo de una larga saga determinado además por los capítulos que ya se han contado. Lo mejor en este sentido parece que está por llegar. Yoda anticipa un futuro tenebroso para Skywalker. ¿Cómo puede caer un ser tan virtuoso -todo parece indicar que es El Elegido- en el lado más oscuro de la Fuerza? El miedo, dice Yoda , es muy fuerte en él. El miedo por su madre. Pero esto ya pertenece al siguiente capítulo. Que espero con ansiedad. Ángel Peña

Mucha amenaza para tan poco fantasma

¿Qué tendrán Stevenson y J.R.R. Tolkien, Ford y Walsh, En busca del arca perdida y La Guerra de las Galaxias?: lo que leímos y contemplamos con 14 años de entusiasmo juvenil nos seduce y apasiona de un modo más reflexivo, después de cientos de libros y kilómetros de películas. Así arrancó un coloquio que enredó a un centenar de profesores y estudiantes de Humanidades. Y hablamos, cómo no, de La amenaza fantasma y de la salud del cine de aventuras.

Algunas cosas inteligentes se dijeron. Un puñado de sólidos motivos para decirle a Lucas que lo suyo son los efectos especiales y la producción, que sería muy inteligente por su parte seguir contratando directores mercenarios para comandar sus proyectos. En lo que a efectos y puesta en escena se refiere no caben más que elogios : la película es un goce contínuo. Pero seamos honrados y apliquemos a Lucas la vara de medir con la que se ha destrozado a tantos principiantes: una estética sublime engrandece una buena aventura y eleva al rango de obra maestra una buena aventura bien contada. Recuérdese Star Wars o Raiders Lost Arc. Una estética sublime no puede sostener una historia anodina y repetitiva, servida en forma de un guión casi inexistente y, para colmo, mal llevado (Mr. Lucas, el uso de las cortinillas provoca la vergüenza ajena de un profesional de cuarta fila). Cuando el diálogo no sirve más que para evidenciar que la gente habla, ocurre que el espectador sufre al ver como un muñeco orejón y demás bestiario&maquinaria le roban plano tras plano a un actor portentoso llamado Liam Neeson, a una presencia tan distante y gélida como Natalie Portman (la niña inolvidable de León, el profesional).

A La amenaza fantasma le faltan personajes con carisma (Solo, Skywalker, Leia lo tenían) y le sobran muñequitos ridículos. El dark sí que sale perdiendo por goleada porque los malos causan risa por su torpeza (¿aciertan algún disparo?) y son eliminados con una facilidad insultante. El error es gravísimo porque la clave de una historia de aventuras está en la calidad del rival al que uno se enfrenta. Si no hay rival, no hay pelea; y si no hay pelea falta la emoción, el riesgo, la magia. Los buenos están tan tiesos, hay tanto envaramiento que los actores (muy buenos) parecen querer volver a la cartelería promocional del film. En una aventura épica que se precie, esperamos una historia de amor (el caballero lucha por su dama) y La amenaza fantasma desaprovecha penosamente el interesante personaje de Amidala.

Lucas ha querido sorprendernos con planos atestados de cientos, miles de soldados, de robots, de público abarrotando las gradas, de naves espaciales surcando el espacio. Como no hay jamón inundemos con mortadela, han debido pensar. La clonación informática no es tan eficaz como el esfuerzo imaginativo que da lugar y vida al mundo submarino y al Reino de Amidala, auténticos desechados del equipo de creativos de Lucas. Hay en varias fases de la película un regusto a videojuego que impide que vibremos con una ficción que debiera transmitirnos la emoción de lo real.

Y qué contar del atentado a la épica aventurera que supone un combate desigual en el que dos caballeros jedis pelean a espada con el malo. (cfr. dos contra uno... para cada uno). Item más: el muñeco orejón está bien para los anuncios de Pepsi y Pizzas, pero para la película es una piedra de molino al cuello cada vez que aparece.

Y poco a poco, según avanza la película se afianza la aventurilla galáctica infantiloide y se esfuma la magia. Los burger podrán regalar nuevos muñequitos, las web se llenarán con los trajes de Amidala. Con respeto por la afición a la quincalla, eso es lo que hay. Esperemos la quinta entrega con ilusión y los cuchillos afilados. Y confiemos. Confiemos en que no nos hayan convertido El señor de los anillos (ya rodada en Australia con fabuloso coste) en un gigantesco parque de atracciones listo para el estragado e insaciable paladar del paleto universal, con bermudas, camisa de flores y gafas modelo Matrix. Alberto Fijo

Una carta de Yoda

Y digo yo: ¿qué más de Star Wars. Episodio I. La amenaza fantasma decir ya se puede?, desde sus contras más triviales hasta los espectaculares pros. Una feliz idea Lucas hace veintitantos años tuvo... y está desarrollándola hasta sus últimas consecuencias... pero... de ese chico barbiluengo estamos siguiendo con mucho interés su progreso. En un momento en los que buscaba producción para su primer episodio cuarto, se decidía entre hacerlo o no hacerlo, para él no había intento. Todos sabemos lo que ocurrió. Pero en las nuevas trilógicas andanzas de la saga estelar el miedo a no ser de nuevo esa gran Guerra de las galaxias se observa, a no estar a la altura de Harrison Ford y su rebelde compañía... Y todos conocemos que ello le puede llevar a la ira (ensañarse con la crítica, por ejemplo). Cuando la ira se convierte en algo continuo le lleva directamente al odio (no querer dirigir más) y finalmente el odio lleva al sufrimiento: ver el producto de su miedo. Deseamos que se de una vuelta por Dagobah y lo reflexione. Carlos Escaño González



Un gran espectáculo visual

Me toca romper una espada jedi a favor de Lucas y su Amenaza fantasma y lo hago con mucho gusto. Gran parte de la mala prensa que se ha creado en torno a este capítulo I de la nueva trilogía es exagerada. Se debe a que se espera mucho de un productor y director como Lucas y no es menos cierto que el listón de esta saga galáctica está muy alto: es difícil superar la calidad de la trilogía de la Guerra de las galaxias.

Esta película, con su reino de Naboo y la princesa Amidala -bien por Natalie-, ha sido la gran sensación del verano y sólo la gran expectación que ha generado es digna de admiración. ¿Qué películas en el mundo han despertado tanto interés? ¿Cuántas han producido tantos kilos de papel y provocado tal avalancha de información en Internet?

Es verdad que se echa de menos un guión más elaborado, más sorpresas y más emoción aventurera, pero todo esto no quita lo admirable que es todo el universo visual que nos presenta la película. Desde que vimos el Tiranosaurus Rex y sus hermanos dinos -¡qué maravilla!- pasearse por el Parque Jurásico, no hemos contemplado nada igual. Así, estética y visualmente la película es atractiva, llena de encanto, con un magnífico espectáculo de mundos, de naves, de ciudades planetarias, de muñecos orejones y Etes varios. Y verdaderamente la ciudad submarina o los androides de la Federación no se hubieran podido hacer sin los avances digitales. Pero claro, para la prensa las comparaciones son inevitables y mientras tanto millones de espectadores y fans galácticos visionan una y otra vez esta nueva versión de la Guerra de las galaxias en espera de los nuevos episodios. Juan Pedro Delgado


 

 
volver
ActualidadActualidad InternacionalSociedadPolítica USACannabis y LegalizaciónTerror, Ciencia Ficción y FantasíaMisterios, Anomalías y Ciencias OcultasCiencia, Tecnología y EcologíaPlantas VisionariasCultura y EspectáculosErotismoCine
Atención: Esta página ha sido generada enteramente por algoritmos de programación sin la intervención de editores de la especie homo sapiens
Jennifer Connelly, retrato
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,16 ss.