Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  jueves, 23 de noviembre de 2017
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
Guerra a las drogas
Dinero a la basura
RINCÓN CANNÁBICO - 11/05/02 22:06 publicado por Demian
[ » Ver noticia original ]
Las políticas actuales sobre drogas ¿se siguen por su eficacia? Y si es así, ¿cuáles han sido los resultados? El presente artículo describe la realidad, todavía más absurda que la europea, del desperdicio que suponen los programas contra las drogas en los Estados Unidos. Las pruebas están sobre la mesa.

Guerra a las Drogas: Los dólares de tus impuestos tirados a la basura

Artículo de Bruce Mirken
Publicado en The Examiner de San Francisco el 08/04/2002


Nadie mira hacia el 15 de abril, pero la mayoría de nosotros debemos pagar religiosamente nuestros impuestos. Después de todo, nuestros dólares compran cosas importantes, desde autopistas a mísiles.

Pero ¿y si durante décadas hubiéramos estado gastando miles de millones de dólares en un programa oficial sin ni tan siquiera preguntarnos si realmente funciona?

O peor aún: ¿Y si siguiéramos desperdiciando todavía nuestro dinero en un fracaso comprobado?

Pues eso es precisamente lo que estamos haciendo con la Guerra a las Drogas.

Esta es la inevitable conclusión de un devastador informe del National Research Council comisionado por la oficina del “zar” contra la droga de la Casa Blanca y hecho público hace un año –e ignorado completamente por la prensa y los políticos-.

Titulado “Informing America’s Policy on Illegal Drugs: What We Don’t Know Keeps Hurting Us” (Se puede conseguir on-line en: www.nap.edu/catalog/10021.html ), el análisis del NRC concluye que no estamos ni siquiera recogiendo los datos que podrían decirnos si la presente estrategia anti-drogas funciona o no.

Más inquietante: los datos que tenemos no apoyan el pilar central de la política sobre drogas de Estados Unidos: Arrestar y llevar a prisión a los consumidores de drogas.

“La investigación existente,” escribe el NRC, “parece indicar que no hay relación aparente entre la severidad de las sanciones prescritas por el uso de drogas y la prevalencia y frecuencia de uso”.

Los investigadores notaron, particularmente, que los 11 estados que han reducido notablemente las penas por posesión de marihuana no han experimentado un incremento en su uso.

El jefe de presupuestos de la administración Bush, Mitchell E. Daniels, Jr., declaró al Washington Post en enero que la administración utilizaría un sistema de puntuaciones para los programas federales que incluiría: “efectivo, inefectivo e intermedio”, adjudicando más dinero a los programas que ofrezcan resultados y menos a aquellos que no lo hagan. Lógicamente, esto debería llevar a un replanteamiento mayor de los esfuerzos anti-droga.

No ha sido así. Los presupuestos de Bush variaron un poco, pero todavía dedican dos terceras partes de los fondos para la lucha contra la droga a los mismos métodos anticuados y carentes de resultados.

La MARIHUANA – legal bajo las leyes federales hasta 1937- nos ofrece un elocuente ejemplo: según los datos gubernamentales, sólo alrededor del 2 por ciento de los americanos nacidos antes de que la prohibición tuviera efecto había consumido marihuana al cumplir los 21 años. Pero de aquellos nacidos 20 años después, de 1956 a 1960, más del 50 por ciento la habían fumado antes de los 21.

Desde entonces y de manera notoriamente consistente este porcentaje ha aumentado por lo menos un 2000 por ciento sobre los niveles anteriores a la prohibición.

Los gastos federales de sus campañas anti-droga han ido ascendiendo de 11.500 millones de dólares en 1992 hasta cerca de 19.000 millones de dólares en 2002. ¿El resultado? De acuerdo con los informes del gobierno, en 1992 el 33,3 por ciento de los americanos había usado por lo menos una droga ilegal. En el año 2000, ese porcentaje había aumentado al 38,9 por ciento. Ese año, los Estados Unidos arrestaron a 646.000 personas por simple posesión de marihuana, un record absoluto de todos los tiempos.

¿Pero es la marihuana tan peligrosa como para requerir este planteamiento tan draconiano? En marzo de 1972 una comisión nacional apoyada por el Presidente Nixon declaró: “La Comisión es de la unánime opinión de que el uso de marihuana no es un problema tan grave como para que los individuos que la consuman, o que la posean para tal efecto, deban estar sujetos a persecución criminal.”

Este grupo conservador encontró que la prohibición criminal en realidad hacia peligrar los esfuerzos para evitar la proliferación del consumo y minimizar los efectos del mal uso de esta droga.

En 1995, The Lancet, uno de las publicaciones médicas más prestigiosas del mundo, afirmaba sencillamente: “fumar cannabis, incluso a largo plazo, no es dañino para la salud,” y pedían su descriminalización. En marzo de este año, la Asociación Médica de Canada hizo lo mismo. Casi simultáneamente, el comité de asesoramiento científico sobre drogas ilegales del gobierno británico informó: “El uso intensivo de cannabis no está asociado con problemas de saludo importantes ni para el individuo ni para la sociedad” y recomendó el fin de los arrestos por posesión de marihuana.

Los expertos han hablado, pero el despilfarro del dinero de nuestros impuesto continúa.

Bruce Mirken, periodista especializado en temas médicos desde hace mucho tiempo que ha escrito para For Men’s Health, AIDS Treatment News y el San Francisco Chronicle, es director de comunicaciones en el Marijuana Policy Project en Washington,D.C. (http://www.mpp.org/).

Traducción de Demian para Tempus Fungui


( Volver | Print News - Email to Author - Send to Friend - )

Carmen Kass, ángel y lencería
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,11 ss.