Copyright © 1996-2003 Jesús Noriega
  jueves, 23 de noviembre de 2017
Realidades Alternativas y Estados Alterados de Conciencia 
 Emergencias Phantastika Proyecto H.A.P.T. LOGON Enteógenos Rincón Cannábico Ars Erotica Cuerpo Mentes

 
[ + Recursos ]

  HOME ARTICULARIA SALÓN NOTICIAS PERSONAE CINE  
El número de adolescentes que toman psicofármacos se duplica en una década
CUERPO MENTES - 10/02/03 22:12 publicado por Demian
[ » Ver noticia original ]
El número de niños que toma psicofármacos para el tratamiento de problemas de comportamiento y emocionales ha aumentado en más del doble en una década, según un estudio de la Universidad de Maryland (EEUU). Los motivos por los que cada vez son más los adolescentes que toman estos medicamentos no se saben adecuadamente, también se desconocen los efectos a largo plazo de algunos de estos fármacos cuando se administran a una población tan joven.

Aunque una de las explicaciones de este incremento puede ser que diagnostican más y mejor los problemas emocionales de los jóvenes, los autores del estudio explican que los motivos podrían ser otros como las técnicas que emplean las compañías de seguros sanitarios para ahorrar gastos —la psicoterapia u otro tipo de tratamiento no farmacológico son caros—, el marketing de la industria farmacéutica para ampliar su mercado y aumentar sus ventas y el aumento de la demanda de los padres hacia los médicos para que traten más rápidamente este tipo de problemas.

Un 6% de los jóvenes en tratamiento

La investigación, publicada en 'Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine', se limitó a detectar los cambios producidos en la utilización de los psicofármacos como tratamiento de algunas alteraciones de los jóvenes entre 1987 y 1996. Se analizaron los datos de casi 900.000 sujetos menores de 20 años pertenecientes a tres sistemas sanitarios estadounidenses.

En una década, se produjo un aumento de dos a tres veces del número de jóvenes medicados con psicofármacos. Se detectó sobre todo un rápido aumento desde 1991 en el empleo de estimulantes (prescritos para el déficit de atención), antidepresivos, antipsicóticos (para tratar la manía o agresividad) y otro tipo de psicofármacos. En 1996, más de un 6% de los jóvenes de estos estados estaba tomando fármacos como el Prozac, Ritalin y Risperdal y esta trayectoria siguió aumentando durante el año 2000.

Cambios en la edad

En 1996, los jóvenes de entre 10 y 14 años reemplazaron a los de 5 a 9 años como el grupo en el que más se emplean los psicofármacos. Las chicas fueron tratadas con más frecuencia que los chicos con estimulantes, aunque éstos recibieron con más frecuencia antidepresivos cuando su edad estaba entre los 10 y 14 años. A lo largo de esta década, el tiempo de terapia fue mayor para ambos géneros.

Entre otros diagnósticos, los más frecuentes que precisaron terapia fueron la depresión, el déficit de atención, la ansiedad grave, el trastorno obsesivo y el maníaco-depresivo.

Hay una diversidad geográfica, ya que este incremento no se ha producido de la misma forma entre los jóvenes de los distintos estados analizados, en unos se emplearon más los antipsicóticos y los estabilizadores del humor.

Preocupación de los expertos

El Dr. Michael S. Jellinek, del departamento de Psiquiatría del Hospital General de Massachussets (EEUU) y profesor de esta especialidad en la Universidad de Harvard, explica en un editorial de la misma revista su preocupación por este incremento de jóvenes en tratamiento. Este psiquiatra habla de el riesgo que supone la terapia con sedantes en esta población que es la que presenta una mayor tasa de accidentes de tráfico y en la que se desconoce cuál puede ser el efecto a largo plazo.

Existe poca investigación que apoye la combinación de múltiples medicamentos para tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, la depresión o el trastorno maníaco-depresivo.

También le resulta sorprendente el hecho de que los estimulantes se utilicen con la misma frecuencia en la franja de edad de los cinco a los nueve años que para la de los 10 a los 14 años.

El editorialista es claro en sus comentarios al explicar que se desconoce la dosis de medicación que debe emplearse en los jóvenes –al no haber estudios suficientes—, “no sabemos el contexto del tratamiento, ni cómo se están utilizando la combinación de los fármacos”. Continúa con un interrogante, «¿se está trabajando con la familia o se están llevando a cabo intervenciones en los colegios?».

«Dado el nivel de utilización de psicofármacos, tenemos la responsabilidad de saber qué estamos haciendo y la calidad de nuestros esfuerzos. Debemos preguntarnos al espejo si estamos prescribiendo bien esta medicación y si se la estamos administrando a los niños apropiados», explica este psiquiatra.

Finalmente, el Dr. Jellinek aboga por realizar investigaciones sobre el impacto biológico de los psicofármacos en el desarrollo infantil ya que hoy en día se desconocen sus efectos a largo plazo en esta población.

( Volver | Print News - Email to Author - Send to Friend - )

Carmen Kass, ángel y lencería
Sólo Administradores | Copyright | Privacidad de los datos | Tecnologías Tempus Fungui | LSSI-CE | Créditos
XML y servicios web para los que disfrutan viajando Diseño, desarrollo, programación y multimedia en internet.
ecoestadistica.com Tiempo de proceso: 0,11 ss.